Junto a la fotografía de bodas, la fotografía de niños y bebés es en mi opinión uno de los géneros más difíciles. A la dificultad de conseguir la atención del bebé hacia la cámara se suma que estos pequeños humanos son incapaces de estarse quietos ni dos segundos, con lo que una sesión de fotografía infantil puede acabar con los nervios de cualquier fotógrafo, sobre todo si, como es mi caso, le gusta trabajar con profundidades de campo pequeñas.

Por eso me sentí bastante aliviado cuando vi que la sesión de fotografía infantil con Suri iba a tener mucho público –sus padres, sus tíos, su abuela, dos primos y una amiga de su madre– y, por tanto, mucha gente que iba a colaborar para que la niña estuviera entretenida y mirara hacia donde queríamos en cada momento. Nuestra pequeña modelo nos dio mucho juego y poca guerra, y nos regaló gestos tan adorables como los morritos que pone cuando se sorprende con algo.

Cuando toca hacer una sesión de fotografía de niños y bebés suele ser conveniente tener a mano cosas con las que los pequeños puedan entretenerse y que aporten un componente decorativo a la escena. Para esta ocasión me llevé unos globos de colores, aunque lo que más llamaba la atención de la pequeña Suri fue la pantalla de colores del móvil de su padre, que además nos sirvió como iluminación para unas bonitas fotos cuando desapareció el sol.

 

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Fotos de bebé en Donostia - San Sebastián (Gipuzkoa)

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *